Jose María fue uno de aquellos jesuitas pioneros implicados en la creación del Instituto de Interacción y Dinámica Personal. Fiel a su espíritu inquieto y valiente, el día que cumplió 87 años abrió el blog “Ochentaysiete y Pico”, donde va colgando escritos, charlas, artículos, textos relacionados con sus libros… con la intención de que pueda ser un instrumento de fraternidad humana y cristiana. En él “podrás conocerme un poco, saber de mis escenarios (presos y cárceles durante 54 años); universitarios, en colegios mayores (25 años) y Universidad Pontificia Comillas (44 años); psicoterapias (57 años). Todo ello desde mi dichosa plataforma de vida y trabajo, la Compañía de Jesús” escribe.

Es un hombre con una trayectoria de vida rica, comprometida y profunda. Así, en otro rincón del blog dice: “Mi musa habita en la frontera escurridiza del bien y del mal y no sabe de sentencias condenatorias, ni anatemas. A mi musa no le gustan las películas americanas de buenos y malos, ni las justicieras Inquisiciones, ni los talibanes de sangrientas condenas. De la Palabra de Dios aprendió que “ninguno es inocente, ni uno solo” (Romanos 3,10). Ella me animó a escribir un libro sobre la única huertecita a cultivar: ‘Cuidar el corazón en un mundo descorazonado”.

Y a pesar de tanta actividad acompañando a personas con una vida deshilachada, en crisis vitales o con una biografía dolorosamente  desintegrada, sus ojos -y su corazón- saben captar la belleza del misterio que nos acompaña cada día. “[Mi musa] Amaneciendo asomado a un acantilado de Celorio, me desafió a contar el incansable romper de las olas y los maravillosos brillos matutinos en la arena de la playa. Me prohibió decir que ‘vivimos en una de las épocas más oscuras de la historia y que estamos dejados de la mano de Dios’. Volví a casa escuchando los cantos de los pájaros, la música de las hojas de los árboles pulsadas por el viento y viendo a las flores desperezarse para saludar a la aurora. De un tirón me salió: ‘Mirar, estremecerse, asombrarse’. Ahí vivo. Dios nos habla tanto o más que en cualquier época pasada, pero tenemos muchos más medios para silenciar sus susurros discretos”.

Para poder conocer esta fuente de inspiración, descanso y revitalización creada por Fernández-Martos visita su blog en: jmfmartossj.blogspot.com